Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por Erick Colop |

El 13 de mayo reciente, Darwin Ovidio Vásquez Romero, de 16 años, salió de su vivienda en la aldea Las Barrancas, San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango, para cumplir el “sueño americano” en Estados Unidos.

Pero el destino tenía otros planes, pues el cadáver del joven fue hallado el 26 de mayo, flotando en el Río Bravo, en la frontera entre México y Estados Unidos.

El portal de noticias mexicano milenio.com publicó que personal de bomberos ayudó en el rescate del cuerpo, que en ese momento no había sido identificado.

El cuerpo fue localizado cerca de un rancho conocido como “El Frisco”, al oriente de Nuevo Laredo, Tamaulipas, México, refiere la publicación.

En Quetzaltenango, Máximo Vásquez, padre del joven migrante, menciona que espera el cuerpo de su hijo para darle cristiana sepultura.

“Estoy triste porque mi hijo murió en el río, no sabemos qué le pasó. Pedimos a las autoridades para que el cuerpo pueda regresar pronto”, detalló Vásquez.

De acuerdo a la información de los familiares, el joven tenía el sueño de apoyar a su familia para construir una casa.

Otro caso
Claudia Patricia Gómez González, de 20 años, murió el 23 de mayo reciente, en Laredo, Texas, luego de ser asesinada por un agente de la Patrulla Fronteriza.

La joven era originaria de la aldea La Unión Los Mendoza, San Juan Ostuncalco. El cuerpo fue sepultado el sábado reciente, en medio de indignación y peticiones de justicia.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Pin It on Pinterest

Share This